Prince of Persia: Las Dos Coronas Gamecube

Usado

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

14,95 €

  • Usado: Completo con caja y manual

La historia comienza cuando se muestra al Príncipe de regreso a Babilonia, su hogar, trayendo consigo a Kaileena, la Emperatriz del Tiempo e indescriptibles cicatrices de la Isla del Tiempo. Pero en lugar de encontrar la paz que tanto anhela, contempla a su reino arrasado por la guerra y a Kaileena como blanco de un complot mortal. Cuando ella es secuestrada, el Príncipe la sigue hasta el palacio, sólo para verla ser asesinada por el Visir, quien nunca murió debido a que las Arenas del Tiempo no fueron creadas, y los eventos del primer juego nunca ocurrieron. La muerte de Kaileena desata las Arenas del Tiempo que golpean al Príncipe y amenazan con destruir todo lo que el ama. Arrojado a las calles y perseguido como un fugitivo, el Príncipe, que fue herido en su intento de rescatar a Kaileena, descubre que las Arenas lo han infectado a él también. Han hecho nacer a un Príncipe Oscuro, cuyo espíritu gradualmente lo posee cuando el menos lo espera.Convirtiéndose en el yo maligno del Príncipe tiene la misma debilidad que el Dahaka ya que mientras que el Dahaka no podía acercarse al agua, este al tocar el agua vuelve a la normalidad. Al igual que el "Espectro de Arena" de "Warrior Within", el "Príncipe Oscuro" pierde gradualmente su vida, y necesita Arena del Tiempo para sanarse. Sin embargo, a diferencia del Espectro de Arena, el Príncipe Oscuro puede llegar a morir si no recibe arena para recargar la barra de energía en un lapso de tiempo. El Espectro de Arena poseía la ventaja de que si transcurría un período prolongado uno podía seguir jugando ya que siempre la quedaba una ínfima parte de vida. En esta historia manejamos al Príncipe y a su alter ego, "el Príncipe Oscuro", quienes tienen distintos estilos de pelea; mientras que el Príncipe maneja la Daga del Tiempo, puede interactuar con otras armas, como espadas, hachas y mazas; su otra mitad, además de usar la Daga, utiliza la mortal "Daggertail", una cadena que puede utilizar a modo de látigo para ataques a distancia o para balancearse. Ambos aspectos del Príncipe utilizan el "speed kill", un avanzado sistema de matanza que permite deshacerse rápidamente de los enemigos, matándolos antes de que estos noten que el Príncipe esta ahí, mediante una secuencia de botones. Este juego hasta el momento es mejor recibido que "Warrior Within", ya que dejó de lado la banda sonora Heavy Metal, centrándose en temas originales árabes. Además, no esta tan centrado en la lucha, sino que vuelve más al estilo acrobático de Las Arenas del Tiempo, balanceando al mismo tiempo la lucha y las acrobacias. En esta entrega también nos encontraremos a Farah que nos ayudará en buena parte del juego y a la que habrá que rescatar en un par de ocasiones. Al no haber ocurrido los hechos del primer juego, Las Arenas del Tiempo, Farah no tiene recuerdos del Príncipe, aunque él la recuerda y a los sentimientos de amor que él tenía y aún tiene por ella. Mientras piensa en ella, escucha la voz del Príncipe Oscuro que se queja de su debilidad debido a sus sentimientos. El Príncipe Oscuro sólo pretende llevar a cabo su venganza contra el visir mientras que Farah pretende salvar a los ciudadanos de Babilonia. Esto crea un conflicto en el Príncipe que debe decidir la senda del mal y seguir al Príncipe Oscuro o, ayudar a Farah y salvar a su pueblo retrasando así su venganza. Mientras transcurre la historia se ve que el Príncipe echa de menos a su padre, el Rey Sharaman al que busca. Llega a una sala oscura (transformado en el Príncipe Oscuro) y encuentra a su padre muerto, asesinado por el Visir. Llora amargamente y mientras el Príncipe Oscuro lo humilla este vuelve a la normalidad por si solo, sin necesidad de remojarse en el agua. Después de esto, el Príncipe coge la espada de su padre, llamada Espada de la Luz (el arma definitiva del Príncipe) con la que derrota a cualquier enemigo de un solo golpe. Lucha contra el Visir matándolo cuando le clava la Daga del Tiempo en el corazón, ya que si esta le dio la inmortalidad ésta es la única que puede quitársela y acabar con su vida. Después de esto las Arenas del Tiempo se reúnen y dan forma al cuerpo de Kaileena, quien destruye la Daga del Tiempo y le quita la cadena incrustada en el brazo izquierdo del Príncipe. Pero no acaba aquí, en su mente lucha contra el Príncipe Oscuro quien quiere llevarse todo lo del Príncipe. El Príncipe no sólo tendrá que controlar su versión oscura como personaje al jugar, sino también luchar por el control de su cuerpo, ya que las Arenas del Tiempo se han convertido en una especie de infección que devora el cuerpo del Príncipe. Se puede apreciar esta confrontación en varios diálogos del juego entre el Príncipe y su alter ego en los cuales el Príncipe Oscuro trata de convencer al Príncipe que sin él es débil, y que por eso nunca habría podido salir de la Isla del Tiempo, dándole al juego una trama argumental muy interesante. En alguna parte del juego cuando el Príncipe se topa por primera vez con Farah (en ese juego) el la llama por su nombre, ella no lo recordaba por lo que le suena extraño que el sepa su nombre, al fina el (después de derrotar al Visir) Farah le pregunta que como él sabía su nombre entonces le dice "Prepárate, te voy a contar una historia como la que nunca has escuchado" y empieza a relatar sus anteriores aventuras. Finalmente el Príncipe salva a Farah y a su pueblo matando al Visir (que se había convertido en un monstruo de arena), y destierra para siempre el odio y el miedo de su interior venciendo definitivamente al Príncipe Oscuro. Este videojuego en su tipo es considerado como uno de los mejores juegos del 2005.

Edición Española PAL/ES
Idioma del Juego Textos de pantalla y voces en castellano
Jugadores1

No customer comments for the moment.

Escribe tu opinión

Prince of Persia: Las Dos Coronas Gamecube

Prince of Persia: Las Dos Coronas Gamecube

Escribe tu opinión